POEMAS

DULCE PERFUME

 

Hipnotizado cuan abeja por el dulce nectar

embriagado del olor sugeriente estaba

que tan sólo tuve que tocarla

para quedar prendado de tan hermosa dama.

Su timidéz era tan bella

como su verguenza de niña

¿cómo no enamorarme de ella?

Pues es lo que uno nada mas sueña.

Como lobo solitario pues he vagado

y por fin creo haber encontrado

mujer que aunque aún no me ha liberado

pronto lo hará, y lo habré logrado.

Ohh acogedor perfume,

sea hoy que calme mi atormentada alma

y nada más la turbe,

en brazos de esta que por fin, creo mi amada.

MALDITO DESTINO

 

Maldito seas, destino y tu capricho.

Deja de reírte de nosotros

y actua en pos de este snetimiento

que nos condena a cada uno.

Déjanos ser lo que somos

lo que mabos deseamos

Ansiosos por vernos

y tu, estás en medio.

Impidiendo el avance de algo

que es tan bello.

Te maldigo en tu deseo,

de impedir que este anhelo

no sea cumplido, y por ello

debamos dejar de nuevo un sueño

que ya habíamos encontrado.

NO NEGARÁS

 

 

-Mírame. -le dijo él mientras sujetaba sus hombros y buscaba esa mirada azul.

Ella que mantenía su cabeza agachada, tras haberle dicho con total seguridad que se casaba, le miró y algo había en la misma.

-¿Lo ves? ¿Cómo me miras? -Él se acercó más a ella, y posó su frente junto a la de ella y sus labios estaban muy cerca. -¿No lo sientes? Dime que miento. Dime que sólo soy yo, y que si alguien nos viese en este mismo momento, negarían que esto es amor. Ni el mismo Dios en su alto cielo.

Ella miraba al suelo de nuevo, y le miró.

-Y dime, si acaso crees que ahora si te beso, ibas a apartarte de mi lado, sin desearlo. Entonces te digo yo, que igual que ahora, nuestras miradas dirán por nosotros lo que ya no volverán a decir nuestras bocas, jamás volverás a oírme decir que te quiero ni lo que siento, pero al mirarnos, habrá algo, muy intenso. Y vive, vive tu vida ajena a la mía, porque veo que no me necesitas, o al menos deseas vivirla. Y yo, haré lo mismo en la mía, pero recuerda que llevo dentro por ti, es algo muy hermoso. Te amo, no te quiero, y querer, podré querer a muchas igual que tu le quieres a él.

Por última vez la besó. Y es cierto, que cuando se miran, nadie que los viera negaría, que ambos se querrían y que maldigo al cielo, porque así no sería.

Pero, el tiempo, es nuestro rival y a veces amigo. Y nunca sabrás donde acabarás y a quien conocerás. Y que lo que hoy no puede ser, quizás algún día, será.

 

LUZ

 

De belleza dulce, alegre y vivaz

como suelen decirse de las cosas pequeñas

que en frasquitos diminutos guardadas están,

así era Luz, como todas esas cosas, una más.

 

Joven entusiasta y de caracter también,

lejos de casa partió dispuesta y sin saber,

que gran paso daría al hacerlo,

dejando tras ella, recuerdos, amigos, familia y anhelo.

 

Pero el destino siempre depara por muy extraña circustancia,

que dos vidas ajenas en su caminar,

en un punto del trayecto se vayan a encontrar,

y así pues fue como la joven luz le encontaría.

 

Pues como cualquier otro día,

de vuelta a su añorado hogar,

en una calle muy normal,

con él se fue a topar.

 

Joven interesante, debo afirmar,

pues única palabra de su boca le fue a confesar.

Sin idea de sus intenciones,

con él comenzó a hablar.

Aunque ella no sabía,

que ese preciso instante, él en ella se fijaría.

 

Día tras día se escribian,

el la distancia, en aquella lejania,

ansioso él por verla de nuevo,

tal era quizás el mutuo sentimieno.

 

Al final, ansiado día llegó,

de raudo café en una terraza,

y miradas de observación y antención,

en ingrata y pronta despedida.

 

Y es que el final de tal historia,

aún queda en la distancia,

no sólo por la real misma,

sino por la declaración de él inesperada.

 

Pues el joven al parecer,

de la vivaz, alegre, indecisa e insigura, Luz, tal vez,

le fue a declarar,

que tanto la gustaba, que no pudo de ello decirlo aguantar,

y la dulce chica en inesperada respuesta tuvo que afirmar:

Que interesante le parecía pero un no ahora le daba.

Mas de este agua no beberé, le dijo.

Pero Luz quizás tenga sed y  este agua, tan mal no esté.

Pues dejarse llevar siempre suena tan bien,

que como dice el refán:

 

Lo que deba ser será.

 

En la lejania y donde quiera siempre pasa,

que el destino de dos personas se llegan a cruzar,

y como todo en esta vida,

las cosas vienen, te detienes, o las dejas pasar.

 

Y así Luz, la joven alegre, vivaz, indecisa, pero tenaz,

en la distancia seguirá.

Puede que, quien sabe, que será,

pero algo cierto si que tiene,

él siempre ahí estará.

Y DILE...

 

Dile al viento que me susurra en mis sueños al oído tu nombre, que ya no te invito a entrar en los mismos cada noche.
Dile a la luna llena, que me incita a sentirme fiero, que ya no me doblegaré a ella.
Dile al tiempo, que me pide paciencia que deje ya su insistencía, pues he descubierto mi meta.
Pues quiero que esos sueños sean reales cada día al despertarme y verte a mi lado tranquila en cada noche de luna llena, desfogado de mi fiereza en amor demostrado con pasión inquieta y que el tiempo se una de vernos pasar la vida unidos sin que nos inquiete con su ida y venida.

 

DESILUSIONES

 

 

Muro de tristes desilusiones contemplé
y en ellos pude ver
que mi nombre yacía en él
mis penas por el amor perdido recordé
y mis lágrimas bajaron por él.
Y del muro pude ver
almas en pena como la mía
muchas de ellas me decían:
"No llores por ella más,
tan sólo vive tu vida hasta reencontrarla"
mientras las miraba
pensé:
"..y de ser así, no la traicionaría"
No, me dijeron estas,
"pues el amor entregas en vida a quien a tu lado deseas compartirla
y tras ella, quizás descubras de todas ellas
cuál es la verdadera,
hoy sufres su ida,
mañana quizás celebres una nueva"

 

 

LA REALIDAD DE AMAR

 

No puedo creer,

que toda nuestra historia llegue a su fin,

no puedo creer,

que ya no pueda sentirte aquí.

Que toda tu esencia que llenaba mi ser

que toda tu dulzura al mirarme

que los instantes que me abrazaste

no volveré a tener.

 

No puede ser,

que el día aquél,

tan hermoso, aún lloviendo a mares,

y el mismo cielo negándonos su luz

te encontrase en aquellas calles

cuando mi esperanza moría y aceptaba mi cruz.

 

Y apareciste tu, gentil ofreciendo

taparme bajo tu paraguas de tal aguacero,

recuerdo tu atuendo, recuerdo tu perfume

recuerdo ser demasiado cierto y temí despertarme.

 

No quiero creer,

que no te vuelva a tener,

¿recuerdas aquél día que al acantilado te llevé?

Te dije que aquél era mi lugar secreto

de humilde hombre un recoveco

donde escapar de la triste realidad

en aras de libertad.

 

Y ahora, no entiendo el porque

si fuiste tu o yo el que me equivoqué

al pensar que sería eterno este idílico soñar

que preso me tenía en un amar

tan incierto como la pura realidad.

 

Entonces, así ha de ser,

el amor me deja ver

que no es eterno, es difícil de cuidar,

ahora lo sé.

Que por desgracia, a veces, viene y va

pero que aún más dificíl que poderlo cuidar

es no rendirse para el nuevo que vendrá.

Y como siempre digo, que duré lo que deba durar,

que porque así dure, yo al menos siempre lo voy a intentar.

SEDUCTOR OSCURO

 

Sentí su vida irse de entre sus dulces dedos y confiada

de aquél extraño que ahora la arrebataba

su joven vida sin poder hacer nada.

Esa alma que Platón dijo estar dentro de nosotros

ahora era parte de algún lugar que no era otro

que lo que el cielo llamaban algunos

y que para mi sólo sería un día el infierno.

Su dulce sangre, era tan exquisita 

que el más refinado buque del mejor vino

no tenía comparación ni sentido

con lo que ahora percibo en mi boca.

Que hermosa era y bella criatura

de poco mas de 18 primaveras,

que ahora será de esa belleza eterna

digna de la inmortalidad de las pinturas.

Y yo en cambio seguiré mi camino

maldito de ser lo que yo he querido

cada oscura noche a veces sin luna

y otras acompañado del susurro de la lluvia.

Oculto siempre oh mi dulce criatura

seductor y de extraña confianza

que cautivará sin remedio su cordura

y será al mismo tiempo tu desesperanza.

NUNCA DUDARÉ

 

No escuché su llamada en aquella noche oscura,
que llena de mi pesar y amargura
me llevaron a la más extrema locura.
Verla yacer sin vida casi en aquella cama
por creerme muerto y no lo estaba.
Y pude comprobar allí mismo ante mi
lo que ella decía que del todo nunca creí.
Lo que el amor puede llegar hacer por quien amas,
que puede llevarte a renunciar a tu propia alma.
Y la abracé, la pedí mil perdones por no haberla escuchado,
por haber estado absurdamente enfadado.
Celoso tal vez, sintiéndome descuidado,
y en realidad lo que ocurría era,
que no se atrevía a decirme que estaba en cinta.
Y ahora me hallaba a punto de perder
no sólo a mi amada, a mi vida, a mi mujer,
sino también al hijo que en su vientre esperaba nacer.
Y doy gracias porque la salvé
y mil veces me dije, que jamás, jamás de ella dudaré.

¿ESTÁS?

 

¿Estás lejos? ¿Quizás en la distancia que separa las ciudades? ¿Acaso en la cercanía que une barrios? ¿O no existís, y tan sólo os puedo crear en la distancia de lo inalcanzable?, mis sueños.

 ¿Y si os dijese lo que siento por muy lejos que sea esa distancia? Que no me importa lo que el mismo Dios interponga entre nuestras imposibilidades, pues, eso incluso supondrá un reto mejor para incrementar el deseo de llegar a vos.

 Tan sólo una frase, decidme algo, si sentís lo que yo siento, y moveré de seguro el mundo entero para encontraros.

Pues, soy creyente de lo imposible, de todo aquello que se puede llegar hacer por el anhelo del sentimiento. Y porque por vos, amor, donde quiera que estés, puedo llegar yo.

Como una vez escribí y puedes leer; el anhelo del amor, no es tan grande como el sueño de vivirlo. Y a ti te pregunto, ¿quieres vivirlo?

YO TE ESPERO

 

 Oh parca, inmortal ser, que esperáis mi muerte. Pronto no veo la hora de que me reunáis con mi dulce Eleonora. Cogedme en vuestro brazos y llevadme ante ella que me espera como siempre radiante. Pero ella en sueños me dice, que desista de mi empresa y aguante a esa hora por hacerla lejana y siga viviendo esta pena por ella. Por ella que su voz dulce y sincera no volveré a oír en la calma de nuestro lecho, ni el susurrar de su cuerpo al acercarme a sentir su pecho contra el mío, ni su olor tan encantador, de su pelo. Nada, nada de ello. Entonces a ti te pregunto, oh recogedora de almas, ¿la espero? ¿En este ahora mi dolor eterno? Quiero verla de nuevo, pero tiene ella razón, correr no debo. Pues en mi recuerdo la puedo ver de nuevo. Día tras días, hasta que sea mi mismo entierro. Sólo muere aquello que olvidamos ,sino, es eterno.

AMOR ETERNO

 

Su cuerpo sin vida yacía ante mi. Ya sé que muchos habéis visto a amigos o familiares así, pero mi vida estaba perdiendo todo sentido allí. Sólo veis su cuerpo, ella no estaba ahí. Su esencia, su ser, ¿dónde estaría?, quería yo saber. ¿Por las noches vendría a verme? ¿o en apariciones tal vez?, no lo sé. Pero lo mucho que yo la quería, no moriría, ni hoy, ni mañana , ni ayer.

EN PAPEL, NUNCA MIENTE

 

Me dice que te escriba lo que siento, pero si con ello quieres que te diga todo debes saber que quiero decirte con palabras todo ello, porque aunque estas se las lleve el mismo viento, mírame a los ojos al decirlas y dime si miento, y de ser así mi amor, de ser así, seguiré escribiendo. Que ahí, ahí, seguro que no te miento.

LAS LETRAS NO MENTIRAN

 

Me dices que te escriba lo que siento, vida mía. Pero si con ello quieres que te diga todo, debes saber que quiero decirte con palabras todo ello, porque aunque se diga y pueda ser cierto, que se las lleva el mismo viento, mírame a los ojos al decirlas y dime si miento y de ser así, de ser así..te seguiré escribiendo, porque ahí, fijo que no te miento.

RECHAZO DE AMOR

 

 

Del eco de sus pensamientos fue testigo una vez más. Necio de creer que por no escucharse podría lograr encontrar su felicidad siguiendo al marcador de pasos fugaz por su vida y dejando que este guiara los mismo hacia una muerte aún más dura; el sufrimiento por el fracaso de su enamoramiento nunca correspondido.

Olvídate entonces mi amigo. Que no sentirás dolor mayor que el que recibes tras fracasar en buen intento, de conquistar con cierto acierto a quien no desea saber de ti.

Y es que nunca es sencillo tal aventura. Que seguir el corazón y no a la cordura para así descubrir como en la vida misma, que a base de hostias se espabila.

Y burda y vulgar expresión pero no me queda otra, que decir con tal simpleza lo que toca.

Pero eso sí amigo mío. Nunca olvides que en lo que haces, que a toda aquella mujer que dices en vano haber fracasado, has denotado ser más valiente en tu intento que el burdo estúpido que sin tacto, antes que tu las han camelado.

Pues mujer que de corazón sepa que tus palabras son sinceras, aunque te diga que no para tu desventura, ella te lo dará sabiendo al menos, que tu intención era cierta, sincera y pura.

Y créeme, que al menos ella lo sabrá y tu deberías tan sólo con gran nobleza aceptar, el rechazo es normal, parte del amor es y siempre será.

Darte media vuelta, de nada sufrir, que el peso que llevabas dentro dejaste al menos ir.

Sigue buscando, siendo sincero, de buenas maneras e interesado en conocer a aquella mujer que creas que desear seducir y toda mujer que sienta que no vas tan sólo a lo que todos van y que muestras verdadero interés, un día, de seguro, que tomaréis algún café.

De los pasos sencillos y sin prisa se hacen amigo mío los mayores recorridos. Esos que a veces...hasta un largo fin...duran.

MUJER

Me di cuenta de que ella me robaba el alma

cuando más la miraba como serpiente enroscada.

Y la blanca luz de la madre de la noche que mostraba su cara

vampiresa oscura de pensamientos lujuriosos ataviada.

Y yo, que pobre de mi maldita naturaleza,

primitivo instinto de ser lo que yo era,

no podía aunque quisiera

huir de ella.

Y es que ser hombre es tan absurdo

que por muy rudo que se crea uno

lleva cualquiera que decimos ser más debil que ninguno

y hace de nosotros cualquier cosa en infortunio.

Ay de mi estúpido empeño de huir

si todo macho debería saber

que toda aquellas que llamamos con desdén, "mujer"

puede de uno lo que quiera hacer

Pero entonces ocurre que,

ellas lo que buscan es un "hombre"

distinto y que mantenga en él

un equilibrio de asombroso de tal índole...

Que si sea muy mimoso

ni tampoco empalagoso

ni muy rudo y machorro

ni debíl en exceso.

Que las respete y escuche

mime y cuide

ame y dedique

a ser fiel amante.

Y de ella lograr entonces así

ser su mujer leal hasta el fin.

Pues si fallo comete de descuido él

ella no es pertenecía de nadie

y buscará lo que creo que escrito aquí hoy yo narré.

 

 
 

EBRIEDAD

 

"Bajo el leve alcohol que había probado
se sintió inspirado
mas no osado y sí desesperado
y un poco asustado,
pues Poe se inspiraba en ello
y sus escritos de muerte eran
por resentimiento y deseos de su propia muerte
por ver morir a aquellas que lo amaban.
Pero no hacía falta que él la escribiera
pues de sobra ella sabía por su mirada
que él siempre la amará.
Suelo errante de sumo trama
de alma solitaria en noche eterna y oscura
sálvame o mi amada
de morir en la calma
de esta tristeza mortuoria y tan solitaria.
Escucha mi reclamo y mi llamada
allí donde estés te pido mi vida
que si me lees y esto en ti algo inspira
¿acaso es qué el romance es ya ridículo en este mundo mediocre de triste amor falso?
llamado amor y no costumbre o adaptación a tales hombres
que con sus leves acciones retienen
aquello que por perder temen.
No, yo sólo te escribo, en cada recitar
para poder así por fin lograr
mostrarte donde quiera que estés
que cierto es que aun existe hombre como tal
que no sólo sabe escribir y mostrar
sino también es muy hombre y necesita encontrar
a mujer que sea muy mujer
para poderla amar.
Y que en este eterno esperar en la marchita agonía de su ser
navega solo, y ya es hora de poder parar y descansar
de poder amarte y dejarse querer
y en paz por fin poder estar".

NADA

 

El estupor de mi dolor
y el edor de mi último aliento
siente mi cuerpo.
Cercana la llamada de ella
que  me aclama y temo
pero que aun en vano intento
deseo huir de aquella
que se lleva a tantos y ahora
busca fin a mi destino.
Frío yermo que recorre mi ser
en inteno vano de poder
librarse de la parca
aquí en este lugar
aquí en la nada.
Que en recuerdos inútiles mi mente llena.
Vida dada y ahora reclamada
en el final del no pensar
pues de nada aquí ya hay lugar
y tan sólo siento no poder luchar
quedarme a tu lado un poco más
despedida fugaz cariño
hacia la eternidad de tu realidad.
Grazna negro amigo,
llévate mi alma
pero que los que me aman no olviden
que yo quise y no pude
luchar por ser nada.

MI DULCE E

 

 

Hace ya unos años, unos y no más

conocí en aquél tabernucho

a bella dama de ojos de cielo

de bello cabello oscuro

de fina figura adorable

de sueño continuo que vi despierto

Allí pues frente a uno

y que jamás olvidaré

estaba allí, mi dulce E

 

Que a esos años y no más,

de encuentro alegre y no fugaz

comenzó el delirio de hermosura digna de contar

escrita en versos,  poemas, cartas y demás

de llave bien guardada para mensaje locuaz

para ella sola y nadie más

jamás la olvidaré

secreto escrito a mi dulce E

 

Pero el tiempo cruel y nadie más

tras fogosa historia de romance no trivial

amo señor de la vida decidió separar

al hombre ensoñador de su amada real

en triste distancia de la mítica amistad

donde ella le observa en silencio

viéndolo avanzar

jamás lo olvidaré

no, mi dulce E

 

Y llegó el frío lúgubre del invierno a tocar

a las puertas heladas de su soledad

llanto callado de su realidad

recuerdos lejanos de felicidad

oh destino -dijo él- o dios quizás

que arrebatarame a mi amor de verdad

pensando tan sólo yo que fuera tal

no, no la olvidaré

jamás, a mi dulce E

A TI, QUE NO TE CONOCÍ

 

El cuervo negro como aquella maldita noche y como el ilustre Poe una vez escribiera, graznó una vez tan sólo y ninguna más y se llevó consigo el alma de aquél que en la cama yacía.


Junto con él se marchaba el pesar, la lucha llegaba a su final. Su querida hija su mano sostenía esperando que su último aliento le dejase descansar.

 

La muerte nos deja siempre el recuerdo de lo que ya no volverá y de aquello que ya no estará. Pero quedamos aquí por aquellos que se van, para mostrarles que por ellos vamos a continuar. Triste marcha hacia el más allá, reencuentro algún día en la luz de esa oscuridad. 

MI QUERIDA AMADA

 

Al mirarla palidecía el sol, al tocarla, la tierra en su arena mas suave no podía igualarla. Su perfume, el olor que a él tanto le gustaba, ¿qué flor le daría tal aroma?


Ella no era romántica, pero admiraba que él lo fuera. Le encantaba verlo avanzar con esa pasión en cada palabra. Pero él, la amaba. Y las más bellas palabras, de ellas, ella era musa. Y ser musa de un hombre, ¿qué mayor alabanza hubiera?

Del arte antiguo es él amante, escritor del tiempo pasado es nacido, de leves escritos él es dueño, pero de todo ello y de nada es serlo. Pues, la desea, la anhela, la piensa, la crea, en cada frase narrada.

Y sabes solo, que con verla y abrazarla, es más que los sueños que de ella tuvo en que allí no era nada.

TIEMPO

 

Tiempo, que llevas contigo los monentos, instantes contados por ti, que das pesar, sabiduria, paciencia, virtud, a cambio de nuestras vidas. Nos acompañas, en el caminar, silencioso, rápido, lento, pero seguro. Enemigo de mi libertad, rival al que jamás podré vencer, y que aunque no pueda detener, contigo jugaré, moneda de cambio que bien usaré...pues de ti soy dueño, eso sí, de gastar el mio, cuando, como y con quien quiera. Así que mi querido amigo, eterno rival, que no te venza no significará que no te pueda utilizar.

TE ESPERARÉ:

No me esperes, pero sé que me esperarás
cuando vuelva a tu lado sabré
que en algún rincón de tu corazón siempre estuve
y quizás te lo pedí tiempo atrás.

Y aunque siempre avanzamos buscando la felicidad
cuando a veces la dejamos escapar en realidad, 
nos damos cuenta a veces, que hay ciertos recuerdos que no se nos van.

Por ello digo, no me esperes, pero sé que me esperarás
por ello digo, te esperaré en un lugar que tan sólo tu conoces bien
en mi corazón, donde al mirarte mis ojos te dirán, te esperaba, y lo verás
sino puedes creer en mis palabras, entonces mírame bien, porque ellos te dirán, ven, que yo siempre te esperé

CUERPO

A ti, amigo incansable
que estás conmigo desde que me levanto
hasta que me acuesto
a ti, a quien debo cuidar
compañero entrañable
que dentro de ti yo resido
y somos dos en uno sólo
Eres tu, quien me dieron al nacer
a ti a quien debo mantener
sí, amigo mío, tú eres mi cuerpo
y te prometo que yo no te olvido

 

 

LO QUE DEBA SER, SERÁ

 

 

Tiempo ha que pude apreciar
en poco tiempo que poseías un corazón digno de admirar
pero por mi estúpida cabeza una vez más
en aquellos tiempos te dejé marchar.
A lo largo de nuestras vidas
nos hemos cruzado en eternos días
y no tuve otra oportunidad.
Por desgracia distintos caminos debimos tomar
pero recuerdo que al mirarnos nadie dirá
que algo había sin dudar
sea como fuere ahora mi alma está
confusa, perdida, ¿quién sabe que será?
Pues sincero he de serte al decir
que en estos días, he tenido que sentir
como quien ocupa un lugar en mi corazón
he debido dejarla ir.
Y ahora hacer caso a la razón
y si bien te dije y todos sabeís
que al menos algo siempre en la vida debemos hacer
es intentar todo aquello que creaís
que vuestro corazón os diga de creer
digna meta que sigaís
pues yo os aseguró que logré
algo grande en el corazón
de alguién que deseó seguir 
su camino en pos de otro son.
Entonces por ello hoy te digo
que haciendo caso a este necio
a ver si por fin consigo
que ya todo aquello que hice por amor
vuelva a usar mi ingenio
agudizar mi pasión
no olvidar a quien debo mi honor
y seguir estando aquí
esperando un fin,
ya sea junto a ella,
ya sea junto a ti,
ya sea con soldedad,
ya sea lo que fui,
o por lo que tenga que ser, que será

Deja tu voto al igual que cualquier comentario en la zona de contacto.