THE STYLUS

Por fin el ansiado día está cercano. Relanzamiento, esta vez oficial, de mi primera novela, "Otra oportunidad", bajo la supervisión de la Editorial BETA. 

He estado alejado de la escritura y la interpretación, pero todo este tiempo he podido crear, junto a mis amigos, lo que será un nuevo disco. Sed pacientes, un poco más y visitad la zona de OSSYRIS y vereís lo que viene.

Poco a poco vamos mostrando en los nuevos conciertos, temas de lo que será nuestro próximo disco. Se echaba de menos volver a los escenarios y sentir el calor y las voces de todos vosotros siguiéndome en cada estribillo. Gracias. 

Que poco para poder publicar alguna de mis obras, pero, no sé cual será. Tiempo a desde que me puse a escribir sin esperar llegar a tanta gente. Que grande se nos queda el comprobar algo así, y ver que cualquiera puede comenzar un sueño poco a poco y cuando menos se lo espera, darse cuenta de que ese sueño es compartido. Sólo me queda dar las gracias a todos vosotros, los que estáis ahí. Ojalá pueda conoceros algún día. De momento os deseo una larga vida, llena de salud. Os prometo que seguiré haciendo cosas y aquí las podréis ver: música, escritura, actuación...Sea lo que sea, os enseñaré cada pequeño paso que de.

 

Gracias, de corazón.

 

Vuestro amigo: 

 

Jonathan Lucer

Hola a todos:

De nuevo retomando el camnino para mi novela "Otra oportunidad". Gracias a mi bajista, Jonathan Gonzalez, podré sacar más copias de la misma. Gracias por vuestra paciencia y os mantendré informado.

 ¿Qué quedará de mi? ¿qué recuerdos? ¿quién los recordará? Y aquí, en este banco, en este parque, por donde tantas veces cuando mi cuerpo era más joven que hoy, vagaba por él pensando en mi pesar, en mis problemas de juventud, entre ellos mi anhelo por ser amado, y hoy, aquí acabará todo. Sentado en este banco, pues ya el dolor no es por el cuerpo viejo, sino por la soledad que durante tanto tiempo estuvo conmigo y que llegué a abrazar y acostumbrarme, hasta que llegaste tu.

Por eso ya no puedo más.

Tanto miedo tenía a morir. No quería morir. Quería vivir por siempre. Ser inmortal.

Pero me maldeciste.

Pues ahora te recuerdo y por ti es que me voy, contigo, amor mío.

Porque tanto te extraño cada día. Ya no estás conmigo. No soporto más que no estés. Añoro tu presencia.Echo de menos tu voz. Abrazarte. Dormir a tu lado cada noche.

Todo.

¿Y qué dejé aquí?

Escribí alguna cosa. Algunas buenas, otras no tanto. Un par de novelas sin gloria, algún relato. Un disco, con una banda de música. Alguna obra de teatro. Nuestro hijo.

¿Él me recordará con amor? ¿Será un gran hombre? ¿fui un gran hombre?

¿Y nuestra hija? ¿Me recordará también? ¿me aceptará como su padre?

¿Recuerdas a nuestra loba? Aquella que tantas trastadas hacía. Pero con su cara de noble nos hacía quererla aún más.

Empieza a nebar.

Que hermoso.

Pronto el veneno que tomé hará su efecto y me reuniré contigo si es que existe un después. Después de este mundo que es tan bello y que los humanos hemos destruido en toda su totalidad.

Y nuestra gatita Nia. Mi querida madre. Todo lo que mi mente recuerda ahora y me hace llorar.

¡Maldita sea!

Siempre queriendo más. Deseando hacer algo grande. Ver algo que nadie hubiera visto jamás.

Pero aquí acaba hoy. Una vida más. El sentido de las mismas que no vale nada para aquellos que son ajenos a la tuya y al siguiente segundo de irte las vidas continuan.

Que poco importa vivir.

Ya voy amor mío. Dios, te veo. No agunto estar sin ti. Te quiero. No sé si podría seguir sin ti.

Supongo, que Edgar Allan Poe sintió algo así, o quizás no. Pero creo que no es tan horrible morir en este banco, en este parque, en este pedazo de planeta aún sencillo y con calma, deseando irme con la persona que aquí estaba sentada.

"Ojos que no veís, decid que no es amor". Decía Romeo al ver a Julieta por primera vez.

Así ocurrió al verte. En tu pequeño mundo inmersa y atrapada sin poder salir. Ahogada en el temprano madrugar y en la tarde llegada a casa para ver por fin a tu hija. Tu sola, siempre sola. Y con tantas dudas de tu propia felicidad y miedos por todo tu ser. Y me dejaste entrar. Por una brecha, apenas un hueco minúsculo de tu corazón, tu roto y miedoso corazón. Pero me fue más fácil romper la fachada de tu porte, que entrar en él. Y míranos ahora. Sé que sigues asustada, pero, míranos ahora. Abre los ojos que siempre estuvieron cerrados, y ve.

Mira a tu alrededor y siente.

Mira nuestro hogar, mira a nuestro hijo. Mira nuestra familia, observa el paso del tiempo. Y vive.

Lobo fiel apostado a tus pies. Acurrucado en tu lecho estoy.

Caminado a tu lado voy.

Mi calma eres, mi paz...Y aquí estoy en el tiempo presente del hoy. Aquí estoy, agusto en mi manada voy.

He aquí a mi hijo. Querido hijo:

Esta carta que ahora te escribo aquí no es sino un preludio de la que un día te escrbiré, pues, esta se perderá en esta página con el tiempo. Te veré crecer hijo mío, llorar, reír, sufrir, luchar, caer, levantar...y yo, mi amado hijo, te prometo estar ahí, siempre ahí. No dudes de mi, llevame la contraria siempre que desees, pues por muy raro quq esto suene, yo estaré ahí para eduacrte lo mejor que puedas y esas discusiones un día, descubrirás que en algunas me equivocaré pero en muchas, te darás cuenta de que lo hice lo mejor que pude, con amor, y por tu bien. Ven  a mi cuando quieras, pues estaremos aquí tu madre yo para abrazarte en nuestro calor. Por muy mal que hagas algo, tengo la convicción de que serás un buen hombre, o al menos eso espero, pues si he de educarte, intentaré que así sea. Nunca olvides esto: "tu me enseñaste a ser mejor hombre, a ser padre, a dar de mi mas que nunca. Y que te querré siempre"

He vuelto. Trás un largo tiempo dejando de lado al escritura, he vuelto. Y esta imagén es la causa de mi aislamiento. Nuestro trabajo, nuestro disco. Ilusión, pasión, sueños...Un nuevo comiezo, un renacer. Espero que podaís disfrutarlo también como lo haceís con mis escritos.

Por fin el ansiado día ha llegado. Os escribo para deciros que por fin la he encontrado. Cuando hayárame más perdido, cuando menos lo esperaba, ella ha aparecido. Y pido perdón por mi necia negación, cuando todos me decíais la frase que tanto odiaba yo: "Ya llegará". Y sí, era verdad, por fin llegó. Sólo espero
poder hacerlo bien. Ser un buen hombre y poder vivir mucho tiempo a su lado. Pues eres lo que siempre he esperado, ojalá seas lo que nunca deba ser abandonado. 

 

Todos y todas aquellas que siempre dijisteis de mi que era un gran hombre.
A todos vosotros que me apoyásteis,
que creísteis en mi.
¿Cuántas veces me dijisteis que no me rindiese?

¿Qué ya llegará?

Que de la paciencia la cúal aprendí,
otorga más que la búsqueda.
Me dijísteis,
que soy un gran hombre,
y hoy por fin puedo deciros:
Que tras todo gran hombre
hay una gran mujer
y  hoy por fin puedo deciros quien es.
Está aquí entre vosotros.
Callada, vergonzosa
tímida.
Pero que cada día intenta arriesgar y perder el
miedo a volar,
a romper aquél miedo al cúal se aferraba.
Ella sonrie con facilidad,
desde que la conozco...no la dejo de mirar.
Lleva, aunque nunca lo admita,
el alma de una mujer fuerte y luchadora.
Una que se ha sentido muy sola.
Pero a ti cielo,
a ti hoy te digo:

Que ya no lo estás
y no te doy las gracias hoy por confiar en mi

sino por esa confiada, por fin sea tu liberación.

 

Del tiempo perdido fue ella presa y lo sigue siendo aún. En un rincón de una calle, en aquél aromático labor, pasa las horas que a muchos parecen cortas y para otros largas. De apariencia firme y confiada, tiene oculta cuán animal temeroso, su desconfiada alma. Tristre pasado de nula libertad, ansiosa de las cadenas que la ataban escapar. Mas, como ave enjaulada, de bellos plumajes y adorable figura, debo añadir,vivía presa. Y fue a llegar, un hombre singular, que observaba tan sólo y con mirar, logró llegar a la puerta de esa jaula de cristal. Quebradiza, cuál recuerdos que en su corazón habitan. Pues, no era tan fuerte su prisión, que a leves palabras el joven consiguió, ver su lugar más frágil, donde ella siempre estuvo y poder ver a las saladas enemigas de sus ojos caer en aquél eterno segundo. Y el chico desconocido así, agradeció a aquella que el tiempo su libertad se llevó, que le otorgase tal confianza y confesión, y por todo ello promesa de que jamás en aquellos hermosos ojos lágrima mas haría brotar, juró. Y ella dice que teme al cambio, y le preguntó yo: ¿Y qué va hacer, si el cambio ya comenzó?

Hoy dedicaré una bellas palabras a una mujer con la cuál ayer tuve el placer de charlar. Como en todas las ocasiones los nombres no hacen falta para que ella sepa de si, que este escrito va para la misma. Ya nos conocíamos, hermosa y humilde perfumería lleva, donde en dos ocasiones compré para mi mismo, y he de decir, con exquisita satisfacción. Ayer, como muy de vez en cuando, pasé para hacerle entrega de una maqueta de mi sencilla novela, para mi sorpresa, (y casualidad en las cuales no creo), estaba leyendo otra obra romántica. Tras salir a la puerta de la tienda, mis oidos escucharon a una amable anciana, hacer alusión en su pregunta, sobre el que al parecer fuese su pareja, en desdén más que apreciativo y al cuál raudo no evité responder, quizás con cierto atrevimiento. Tras ello, charlamos, sobre la gran palabra, esa que es más necesaria para nuestra existencia que muchas otras palabras, ese sentimiento que toca a todo ser humano y que pierde encanto,(al parecer ya amenudo), y deja a muchas mujeres, en un limbo de incertidumbre. ¿Debo decirla?, creo que no. Y resumiendo, la aconsejé, que no perdiese el tiempo, pues la mujer es, como el malamute que tira del trineo, y parece que la cuerda nunca se vaya a romper. Y en ese periodo de tiempo, espera, y espera el cambio, la mejora, y deja pasar su corazón y su fecilidad junto con lo más preciado de ella misma, el tiempo. Mi querida perfumista, hermosa sin duda, consejo os doy de nuevo, si me mermitís: "Vive el hoy con quien sea, que veas que ama tanto a tu hija, que por ello tu te enamores de él. Observa y siente, pues si en el amor no se siente, no percivirás mejora. Vive el ahora, que será como ya he dicho otras veces, lo más cercano a mañana".

El cambio se acerca. De nuevo, poco a poco, voy sintiendo las palabras renacer en mi interior. Es leve, casi inapreciable el sentimiento, pero lo puedo notar. Puede, y digo puede, ¿qué haya una razón? ¿una persona tal vez? ¿o tan sólo yo?

Hoy he descubierto que alguien parece interesarse por mi y está dispuesta a darlo todo por que fuera posible. A veces no pensamos que ese alguien llegue, a veces no sabemos quien será, a veces, las mejores historias, están aún por contar. ¿Y acaso no es así? Las mejores historias comienzan de cero. No te preguntes como acabará, tan sólo intenta ir escribiendola lo mejor que puedas, que los finales, al igual que el futuro, es algo incierto e incontrolable por lo cuál no merece la pena preocuparse. Vive el hoy, que es lo mas cercano a mañana.

No encontraba esa inspiración que no necesitaba ser alentada por ella. Estaba, desganado, desconfiando de mi propia capacidad, de mi destreza y habilidad para esto, como para todo aquello que emprendo. No me es difícil. Puede que no sea bueno, pero he llegado a 250 personas. De estas, no he podido llevar el número, pero puedo decir que bastantes me dijeron que lo que de mi leyeron, les gustó. Y hoy ha tod@s ellas les escribo estas líneas. Deciros, gracias, y que seguiré poco a poco en ello.

A transcurrido de nuevo un largo periodo sin escribir nada y alejado de todo, y es que, creo que todo artista suele pasar por estos. Mas hoy vuelvo con algo nuevo en mi corazón. Esa sensación que tanto añoraba, que da fuerza al mundo y que dicen que todo lo puede. Diré las cosas que siento y seré directo, pues si es noble tu sentir, quien escuche tus palabras lo notará. Y es que yo nunca vivo con miedo, hacerlo es no vivir. Quien sabe, puede que haya encontrado una nueva persona en mi vida para inspirarme y proseguir.

La lluvia no logra llevarse en su incesable caer mi lamento por su perdida. Vago bajo la misma, en el silencio de las calles, de personas cobijadas y las mismas vacias. Pero nada. El ya escrito se sigue burlando haciéndome recordar los instantes felices junto a ella. Pero deseo olvidarla y clamo por amar. Dar todo el amor que durante toda mi vida está guardado con ansias de ser entregado sin condición ni miedo.

Meses a desde la última vez que os escribiese y es que muchas cosas han debido centrarse en mi mente.

Continuo soñando y creando nuevas ideas: la grabación de nuestro disco, la por fin tan deseada presentación a una editorial para publicar mis obras y el continuo anhelo por encontrar el amor.

El año está pasando y con él bellos momentos. Quizás no tan buenos como esperaba, pero aún no ha acabado.

Hola de nuevo a tod@s y gracias por seguir ahí.

  • Puede que vos que leéis esto sintáis la triste desesperación por la falta inexplicable del amor. Pensáis, usando la mente, enemiga nuestra habéis de saber, para daros cuenta de que sois una buena persona, y que aun así no entendéis porque no sois amad@. No sé si vos misma, ahora os hablo a vos, fémina, sintieseis algo por nos, y de grata sorpresa, vuestros encantos llamar a mi cerrada puerta y volver a sentir el furor del fuego apagado y muerto de este corazón. Hacedme vuestro, o mi salvadora, y recoger en esta buena hora, los pedazos de este noble hombre que os escribe sin poder besaros y que con sus palabras en cambio roza vuestro suave cuerpo en busca de respuesta pronta. ¿Me leéis mi amada? ¿Dónde en este maldito y mediocre mundo os escondéis? Maldigo al mismo Dios cristiano o a quien deba ser, por poneros en un lugar que no os halle. De vos quiero saber. Compartir juntos momentos y que duren lo que deba ser. Pues como una vez escribiese:
  • "Sois libre de iros cuando gustéis, pues libre sois, pero os aseguro que yo haré lo posible porque dure"
  • A vos que leéis. Ojala fuerais vos, la que tanto tiempo espero, añoro, deseo y soy vuestro como una vez escribiese, desde que nací.

No dedicaré más tiempo ni espacio a narrar ni relatar más noticias de este asqueroso mundo lleno de ira y odio.

"The Stylus" pasa a ser mi diario personal de sentimientos, pensamientos y opiniones.

Cuan loco que dicen no tiene remedio, este mundo enferma del modo más horrible y digno de la pesadilla mejor elaborada de cualquiera de los escritores de época.

Pero como dice el dicho, "a veces la realidad supera la ficción", y esa a sido superada con creces hace ya muchas décadas. ¡¿Qué digo?!...siglos.

El "mea culpa" es mudo a todo tipo de ridículas excusas por parte de aquellos que hacen que esta apacible y bella vida e incluso mundo, nos lleve a pensar que es horrible, mientras ellos se sienten orgullosos y plenos en sus riquezas amasadas de nuestro trabajo.

Triste, es la palabra acorde a toda situación permitida, y nosotros, los que mancos, pero no ciegos y mancos por vernos en la absurda imposiblididad de una reacción , dejamos que todo siga igual sin ninguna rebelión. ¡Por dios!,¿decís?, pues seguíd así.

Que yo también como tengo trabajo y hogar, no tengo miedo del horrible monstruo de la sociedad, pero muchos digeron lo mismo, y un día se los comió.

No soy nadie, tan sólo un mudo más que aquí, en esta pantalla escribe lo que piensa sin hacer lo que debe, porque de seguro acabaría en la carcel, y como de momento no tiene miedo y nada que perder, tan sólo observa, escribe lo que ve.

Harto de la soledad. Llevo mucho tiempo solo. Ya sé estar solo. Ahora deseo estar con alguien. 

El ser humano olvida esa esencia vital de conocerse así mismo para de este modo conocer a otros. Una vez es emparejado, muchas veces le resulta imposible sobrevivir en soledad. Si pierde a quien ama, se siente perdid@ y abandonad@.

Olvida que nacemos solos y morimos solos, en compañia de quienes amamos.

Conocerse así mismo es muy importante y saber estar solo lo es aún más.

Olvidamos que en la soledad no estamos solos, tenemos nuestra propia compañia.

En el vago intento de encontrarte estoy, mi vida.

Aunque vago no es, sino dedicado y esforzado. Pero me he rendido, y ya no puedo buscarte y tan poco pedirte que vengas, pues sería egoísta. Pero sí puedo decirte, que todo cuanto estoy haciendo es con la esperanza de un día encontrarnos al fin.

Ya sea en un concierto, en un escrito por aquí, o en alguna presentación de obra.

No dejaré, no, de ser como soy. Hombre con palabras mayúsculas e igual de atento y de romántico muerto casi extinto.

Sigo aquí, amada mía. Deseándote cada día, un poco más.

La fe acaba muriendo, pero la esperanza, jamás.

El desarollo del Ibook trailer va a pasar a la parte de producción.

 

Os agradecería a tod@s aquellos que me puedan ayudar en el mayor ahorro monetario posible, en la búsqueda de cosas que pueda necesitar. Estos tendrán a su vez una propagranda gratuita en los créditos del mismo.

 

También busco a quienes interpreten papeles de mi libro.

En cuanto pasemos a esa fase, haré un mini-casting para encontrar a quienes den el perfíl.

NO ES NECESARIA EXPERIENCIA, ya que serán escenas que cualquier persona con osadía puede hacer.

 

Hace buen tiempo. Y eme aquí escribiendo para poder finalizar de ese modo la segunda parte de "EL ÚLTIMO AULLIDO".

 

Para la semana que viene intentaré exponerlos en las tiendas citadas, aunque, será una tirada limitada, ya que, es de este libro sobre el que haremos el trailer, y mi intención es, presentarlo en la casa del libro junto con el mismo.

 

Todo autoproducido.

 

"Si crees que puedes hacer algo, al menos inténtalo."

 

Un saludo, amig@s.

 

Jonathan Lucer

Llevo una larga época de reflexión.

No encuentro la respuesta que dictase a mi corazón sentencia firme como la que mi mente parece tener por segura.

Y es que, cuando amas a alguien, con intensidad sublime, de seguridad total de enamoramiento, sino es correspondido, no puedes evitar el dolor.

¿Y qué haces?

Sólo hay dos soluciones y la primera me diréis que es la correcta y seguramente lo sea:

Resignarse.

Pero ¿qué haces cuándo aun sabiéndolo algo dentro de ti te dice que no te rindas?

Una vez leí que es tan importante saber cuando retirarse como saber cuando insitir.

Pero, una vez más damos validez a la primera opción pues, aunque el dicho sea acertado, falla en que si hablamos de él en temas de amor, no nos vale sinos han dicho que NO.

Me lleva a pensar, ¿y si el problema soy yo?

No puedes evitar pensar....Pensar. La mente. Nuestra eterna enemiga que no hace otra cosa mas que torturarnos.

Pero, siempre dije una frase:

"Cuando el corazón y la mente, ambos SIENTAN lo mismo, no puedes equivocarte".

Y eso es lo que me ocurre, ¿y qué podemos hacer?

Resignarnos. Insistir cuando creemos que tenemos oportunidad y lo más importante, "no decaer por el fracaso y nunca cerrarnos en él". 

Toda persona que conozcamos no es la anterior.

Deja tu voto al igual que cualquier comentario en la zona de contacto.